Box Layout

HTML Layout
Backgroud Images
  • greenforest
  • greenforest
  • greenforest
  • greenforest
  • greenforest
  • greenforest
  • greenforest
  • greenforest
Backgroud Pattern
  • greenforest
  • greenforest
  • greenforest
  • greenforest
  • greenforest
  • greenforest
  • greenforest
  • greenforest
Una ciudad tribal | Ideal

Una ciudad tribal | Ideal

M. VICTORIA COBO

CAMISETA, vaqueros y zapatillas. Tres elementos comunes a la mayoría de los jóvenes, pero que pueden marcar diferencias. El color, la marca o la talla los distinguen dentro de su grupo y de los demás. Los miembros de las tribus urbanas se sienten orgullosos de su pertenencia a esa cultura y la mayoría se siente orgulloso de la pertenencia a este 'universo' particular.

Cualquiera puede distinguirlos por la calle y seguro que tiene un amigo o vecino que se puede adscribir a uno de estas tribus urbanas.Tienen sus propias tiendas para comprar la ropa, suelen encontrarse en determinados bares y hay otras aficiones, como la música, los identifican.

LOS NUEVOS PIJOS

Visto como quiero

El término 'pijo' es ya tan amplio como la diversidad de las personas a las que agrupa. La base común serían ciertas marcas de ropa que se caracterizan por un precio alto, que denota la pertenencia a una clase social media alta. Pero dentro de la estética más pija hay ya sitio para muchas tendencias.

«En Granada es cierto que esas tribus urbanas van un poco por facultades», explica un grupo de estudiantes de Derecho en la puerta de a facultad. Ellos se miran y ríen antes de admitir -sólo en algunos casos- que a ellos se les podría definir como pijos, «aunque vestimos un poco como nos gusta, a nuestro aire». Zapatillas deportivas, vaqueros -de pitillo ellas y anchos y caído ellos- y camisetas. Ellas adjuntan el collar de bolas y pañuelo al cuello. Hay algún que otro flequillo, pero ninguno lleva ese de lado a lado, tan popular en los últimos meses, que esconde un ojo y se pega a la frente.

«Está claro que influye en tu estética y en tu modo de pensar el lugar y la familia en la que hayas nacido», apunta Juan Antonio, con 24 años el mayor del grupo. «Y puedes ser muy pijo pero tener amigos de todas las clases», dice una de las dos Cristinas -una de 18 y otra de 19 años-. Ninguno lleva ropa de mercadillo, y probablemente no lo dirían si la llevaran, «aunque tampoco tiene por qué quedar mal». Marina, la tercera de las chicas, asiente.

Creen que el término se usa de forma despectiva, «aunque eso pasa con todos los grupos» y en cuanto a la música, no hay ninguna unanimidad. Desde Oasis al Canto del Loco o el flamenco. En lo que sí coinciden los chicos es en que les gusta el fútbol -están de acuerdo Juan Antonio, Julio y Álvaro- y las fiestas -los seis asienten. Ninguno de ellos se haría un piercing y tienen asumido que en unos años, cuando sean abogados, no se notará aquello de las tribus. «Todos iremos con traje».

LOS HIPPIES

La vida bohemia

«Granada es muy hippie, se nota cuando vienes de fuera». Olatz y Endika, bilbaínos, pasan unos días en la ciudad y responden sentados en la plaza de Triunfo, punto habitual de encuentro de algunos de estos grupos más bohemios. «Las camisetas de rayas, pantalones de campana, los tenis y los pañuelos son habituales. Nosotros llevamos esa estética, pero las tribus ya no se definen tanto por la cultura como antes», explica Olatz. Ellos comparten el gusto por la música rock y admiten que en su ciudad, determinada estética está mal vista, aunque en Granada no pasa eso.

Vanesa lleva rastas desde hace cinco años. «Y siempre voy limpia, aunque hay quien cree que por llevar ese pelo no nos lavamos», dice la chica. En su caso, tiene esa estética y además, la acompaña con ciertos valores. «Siempre intento llevar ropa artesana, no de grandes marcas que te cobran por explotar a otra pobre gente». A veces, también ella misma pinta sus camisetas o les cosa adornos. Le interesa el medio ambiente «y reciclo todo lo que puedo».

Ella es cordobesa pero se vino a Granada a estudiar y cree que esta es una ciudad muy tolerante. «Para mi es importante ayudar a los demás y sobre todo respetar, y de momento también me han respetado a mi tal como soy». Ni en clase ni en ningún otro ámbito se ha sentido rechazada por su aspecto.

«En el bloque donde vivo hay más estudiantes y se ve que los mayores ya se han acostumbrado a que cada uno lleve la pinta que quiere». Pero la joven cree que no todo vale: «Por ejemplo, yo no estoy de acuerdo con esos que llevan una jauría de perros alrededor y todos sueltos; si pido respeto para mi tengo que respetar a los demás». En cuanto a los gustos musicales, en su caso son de lo más variados y afirma que si hay algo que la define es «que no me dejo llevar por el consumismo, vivo con poco dinero al mes».

SKATERS

Pasión por las ruedas

El monopatín lleva años causando furor entre los más jóvenes, aunque ahora se ha producido un curioso fenómeno. En las pocas zonas que hay para patinar, como el botellódromo, se dan cita los más veteranos -con más de una década de práctica-, con otros chicos que empiezan a 'rodar' con sólo nueve o diez años. Rafael Muriel y Ryma Husein son de los clásicos.

Él tiene 30 años y lleva sobre un monopatín desde el 92. «Cuando nosotros empezamos era sólo el patín por el patín, por disfrutar. Pero ahora hay mucha competitividad, eso se ve en los chicos más jóvenes», apunta el joven. Ryma, que es de origen sirio, y vive a caballo entre Granada y Mojácar, donde ejerce como médico forense, también le da al 'skate' desde hace años, «aunque yo soy muy mala». La estética que llevan estos jóvenes viene marcada en parte por el deporte que practican, «aunque ahora hay mucha gente que viste como un 'skater' y no ha tocado un monopatín en su vida». Rafael explica que se reconoce rápido al auténtico: «Los ves de lejos, porque las zapatillas las llevas destrozadas, rozadas por los lados del monopatín».

Sudaderas con capucha, zapatillas de suela plana y gorras de visera también plana. «Pero la estética también ha ido evolucionando, antes se llevaban los pantalones anchos y ahora muchos llevan pitillos», apuntan los jóvenes. Ryma, cuando tiene que tratar a sus enfermos, «me pongo la bata, no suelo llevar las uñas de negro, pero los 'piercings' sí que los llevo siempre». Los jóvenes comentan lo raras que son las modas. «Antes, con estas 'pintas', íbamos mal vestidos, pero ahora es al contrario, estamos a la última».

Esta tribu urbana ha tenidoenfrentamientos históricos con los 'rollers' -los patinadores-, sobre todo por el uso del espacio público para practicar su afición.

«Ellos necesitan engrasar los bordes -para las piruetas- más que nosotros y antes había roces entre nosotros, pero los 'skaters' se llevan bien con todos», explica Rafael. Lo dicho, que necesitan más espacios para poder 'rodar' a gusto.

HIP HOP

Arte y ritmo en las venas

El 'universo' del hip hop incluiría a los raperos, los 'breakers' -bailarines de 'break dance'- y de forma indirecta a los grafiteros. Son pequeñas subculturas dentro de una misma tribu urbana. Así lo explica David, que regenta la tienda Dr. Fli en Moral de la Magdalena, un punto de encuentro para todos ellos. Vende ropa de este estilo y también pinturas para grafiti. Pero además, tiene su propio estudio en la parte de atrás del establecimiento, donde hace música bajo el nombre artístico DEYP. «El rapero es rapero las 24 horas del día, la actitud es fundamental», explica el joven, que entró en contacto con esta cultura en su Barcelona natal. «En Granada el hip hop es aún muy joven, pero cada vez hay más grupos locales». David explica que los músicos cada vez tienen más apoyos, aunque no tanto reconocimiento. «En Estados Unidos a los raperos se les admira, aquí aún se nos mira mal».

Lleva gorra de visera plana, camiseta «XXXXXXXL -siete X L-» con pequeños brillantes y un pantalón mucho más grande de la que sería su talla. «Pero hay veces que me apetece, me pongo ropa más formal, pero no por eso dejo de ser rapero», apunta David.

La entrada de esta cultura del hip hop ha hecho que incluso hayan salido diseñadores españoles que se centren en esta estética. «La ropa es cara, pero no es lo más importante». En su caso, el mundo de la música le mantiene conectado con otros raperos granadinos, un 'mundillo' en el que ya empiezan a destacar grupos como Proyecto Hiroshima, Los Dichosos, Trance o el propio DEYP.

GÓTICOS

Gusto por lo oscuro

Suelen ir de negro, a veces llevan cruces invertidas colgando del pecho y ataúdes o calaveras son un adorno muy común para ellos. Pero «no comemos cadáveres ni participamos en misas negras», explica Jesús Zapico, asturiano de nacimiento, pero afincado en Granada. Está jugando una partid de rol con unos amigos en el bar Cómic cuando le interrumpimos.

Sólo las uñas pintadas de negro le delatan como un 'gótico', porque la camiseta o el pantalón no se diferencian del que llevaría cualquier otro chaval de 19 años. Este estudiante de Hostelería y Turismo admite que «cuando toca clase de cocina me limpio las uñas». Cuando llegue al mundo laboral no le importará cambiar su aspecto «y dejaré lo gótico para mi vida privada». Y es que Jesús cree que el desconocimiento ha hecho que se sienta miedo hacia las personas de estética gótica. «Yo llegué al gótico porque mi madre me ponía rock muy clásico y de ahí pasé al electro clásico y al gótico. Así que en mi casa lo han visto como algo natural».

En el caso de Armand su giro hacia el mundo de las lolitas chocó un poco en casa pero la apoyaron. «Desde pequeña siempre quise ser princesa, así que lo mío fue natural». Armand, de 19 años, siempre había estado interesada por la música, y la fusión del rock y la música clásica le llevó a conocer el gótico. El flechazo con el mundo de las lolitas llegó pronto. «Cuando lo encontré me enamoré y empecé a comprarme ropa». Casi todo lo compra por Internet y se lo traen de Japón, de marcas especializadas.

Ella siempre lleva esta estética, aunque es consciente de que puede cerrarle puertas. «En verano, para buscarme trabajo, me compro algunas cosillas y me 'disfrazo' de chica 'normal'», dice entre risas. Armand ha fundado una asociación de lolitas en Granada que se llama La Oscura Inocencia, aunque le cambiarán el nombre cuando se constituyan en asociación nacional.

'YONIS' Y 'YOLIS'

A quién le importa

Isa tiene un desparpajo poco habitual para sus 16 años. Vestida de blanco y amarillo, con el pelo recogido en una coleta, dice que ella se pone «lo que me apetece, como hace todo el mundo». Compra en tiendas y también en el mercadillo, «que por el mismo precio me llevo tres cosas». Y a ella, que la llamen 'yoli', no le importa lo más mínimo. «Al que es pijo lo llaman pijo, y ya está». Lo que no le gusta en que en ocasiones eso se lo digan con desprecio.

«Te juzgan por tu ropa, pero yo estudio y saco mis cursos bien, y ayudo en casa, salgo de fiesta sin meterme en problemas», dice la chica. Aunque sabe que hay discotecas en las que «tienes que vestirte más 'pija' porque si no no puedes entrar». Así que antes se disfrazaba, pero ya no. «Hay más bares, si no me dejan entrar en ese, voy a otro».

mvcobo@ideal.es

Tendencias

  • Etiquetas:
  • ¿Dónde puedo comprar ropa de marca tribal?

Artículos relacionados

Lista de preparación para invierno: Cómo prepararse para el invierno

¿Estás preparado para el invierno? Es & 39; no es demasiado tarde para prepararse, pero usted & 39; querrá hacerse cargo de algunas tareas importantes con el fin de asegurarse de que & 39; está preparado para el clima frío. Este invierno pr...

"Quiérete, rey", y conoce la nueva línea de ropa de Roberto Palazuelos

El actor Roberto Palazuelos es conocido por sus apariciones en telenovelas y reality shows de la televisión mexicana; no obstante, en los últimos años su popularidad en internet creció gracias a quien...

BTS: ¿Cuánto gana por año? Los ingresos de la banda de K-Pop

BTS posee una fama impresionante a nivel global, esto los posiciona como artistas llamativos y sumamente rentables, no solamente en el medio musical, ¿cuánto dinero gana la banda por año?Bangtan Sonye...

«La nueva etapa de Hi-Tec nos revela excelentes oportunidades»

Entrevista a Roberto Fernández, CEO de Hi-Tec Sports EspañaHi-Tec fue adquirida a finales mes de noviembre por Cherokee Global Brands (CGB). Se trata de una operación que comportará un cambio en la es...